July 18, 2018
¿Sabes qué es el knolling?

Posiblemente hayas escuchado el término alguna vez, pero no lo identifiques a la primera; es más, es posiblemente que tú mismo lo hayas intentado alguna vez sin saber cómo se llama. El knolling es una tendencia en fotografía consistente en armar una composición –desde una toma cenital- a partir del acomodo de objetos dispuestos de tal manera que cada uno esté a 90 grados entre sí. Si te cuesta trabajo imaginarlo, piensa en la manera en que las imágenes de stock arreglan cosas como “necesarios para viaje” o herramientas, maquillaje  o, incluso, ingredientes. Es este acomodo de objetos de forma estética y muy estilizada que guarda cierto grado de orden y precisión.

La historia detrás de esta tendencia se remonta hacia finales de los 80 cuando un conserje que trabajaba en la tienda de muebles del legendario Frank Gehry acomodó herramientas que se encontraban de la tienda de esta manera, porque le recordaban a una marca de muebles, Knoll, famosos por sus ángulos rectos estilizados. A esta práctica se le llamó knolling y fue adoptada por el fotógrafo Tom Sachs, que también trabajó con Gehry. Rápidamente, la tendencia cobró popularidad y se volvió parte de la manera en la que presentamos algo de manera estética.

A decir verdad, el knolling ha cobrado mucha fuerza en Instagram y en sitios de imágenes de stock, ya que, debido a su naturaleza simétrica y ordenada, tiene un gran atractivo visual, sin mencionar que, combinado con una superficie llamativa y colores vívidos, transforma lo cotidiano en algo extraordinario. ¿Alguna vez lo has visto o lo has intentado?