May 21, 2018
La cámara instax como compañera de viaje

No es secreto que a la gente le gusta tomar fotografías durante sus viajes; de hecho, hay países en las que la fotografía turística es toda una cultura. Hoy en día, es fácil llevar registro de los lugares que visitamos, gracias a la proliferación de los teléfonos inteligentes y a sus capacidades fotográficas cada vez mayores; a decir verdad, hay una fuerte carrera armamentística por ver qué modelo de teléfono tiene la cámara más potente para beneficio de los consumidores. Sin embargo, la fotografía digital se enfrenta al mismo problema durante el viaje que en el día a día: la capacidad de tomar una cantidad enorme de fotos en sólo un segundo termina siendo irrelevante si, al final, van a terminar almacenadas en una tarjeta SD o en un álbum de Facebook que recibirá algunos likes. Es por eso que muchos viajeros están optando por las cámaras instantáneas para acompañarlos en sus viajes, ya sea como complemento a una cámara digital o a su celular o, en algunos casos, como su cámara principal.

La fotografía instantánea, como nos gusta recalcar, tiene cierto encanto que la hace seguir apelando al público en general, y es que no hay nada como tener físicamente una fotografía y ver materializado un instante en el tiempo. Es por ello que hay tres cámaras instantáneas que son ideales para los viajes:

instax Mini 9: la principal ventaja de este modelo es la amplia cantidad de accesorios que tiene a su disposición. Desde fundas hasta correas, pasando por diferentes cartuchos y bolsas, la Mini 9 es una herramienta cómoda para todo viajero.

instax Mini 90: debido a que es más versátil que la Mini 9, la Mini 90 es un referente inmediato para los amantes de la fotografía turística. Las funciones más socorridas por aquellos que la prefieren es la capacidad de hacer doble exposición y larga exposición, así como poder desactivar el flash (algo necesario a veces en muchos sitios históricos o museos), sin mencionar la batería recargable que posee.

Instax Square Hybrid: lo mejor de dos mundos al alcance de tus manos. El modelo híbrido permite almacenar las fotografías como lo puede hacer una cámara digital, pero poder imprimir al instante la que más te guste. El hecho de que tiene una pantalla en la cual es posible ver qué es lo que se está retratando en el momento es otro aliciente para optar por este modelo.

Si lo tuyo es viajar, no hay mejor souvenir que una foto física tomada en alguna de las esquinas más remotas del mundo. El instante mágico que viviste compartido con el mundo en tamaño tarjeta.