January 25, 2018
Errores que cometemos con las instantáneas

A muchos no nos tocó ver esa primera época dorada de la fotografía instantánea y solemos cometer varios errores o tener ideas equivocadas sobre este formato. Incluso, hay personas muy jóvenes que llegan a pensar que la resolución de cámaras Instax se rigen por algún numero píxeles o que las fotos se imprimen con una pequeña impresora láser interna. En este blog, te dejamos algunas ideas equivocadas o errores que cometemos cuando estamos conociendo esta fotografía.

  1. Tener miedo a desperdiciar fotos. Sí, es cierto que los cartuchos no son muy baratos en la relación costo-beneficio y que, a veces, cuando tenemos cartuchos, tendemos a no fotografiar cualquier cosa, a ser muy celosos con las fotos. Si hacemos esto, no disfrutaremos de la experiencia y del proceso de tomar instantáneas. Entre más fotografíes con tu cámara, más aprendes y desperdiciarás menos fotos. Los productos Instax están hechos para eso, para disfrutar, compartir y para tomar fotos. No escatimes en fotografiar con Instax, ya que lo impredecible de las fotos instantáneas es lo que las hacen divertidas.
  2. Olvidar ajustar los parámetros de la cámara. La Instax Mini 9, a pesar de ser la más básica de las cámaras Instax, tiene ajustes de luz o exposición que puedes regular según el lugar o situación en la que te encuentres. Siempre cuida la cantidad de luz del lugar y la distancia del sujeto a fotografiar.
  3. No leer el manual. Tiene que ver con el anterior punto y no sólo es para instantáneas. Cuando adquirimos nuestra cámara, estamos tan emocionados por usarla que olvidamos o, simplemente, no queremos leer el manual, ya que intuimos que tomar fotos es simple y sólo queremos disparar. El manual de la cámara es el libro más importante que cualquier fotógrafo, profesional o no, debe leer. Evita desperdiciar dinero y tiempo.
  4. Sacudir la foto recién tomada. La referencia de la marca Polaroid y de algunas canciones pop nos hace sacudir la foto recién tomada, pero ésta es una Instax no de la otra marca, así que no es necesario sacudirla para que se revele por completo, sólo espera unos 60 segundos y trata de no tocarla mientras tu imagen aparece.
  5. No cuidar la foto. A pesar de que son resistentes, a veces no tenemos cuidado y solemos guardar la foto en la cartera (o en otro lado) antes de que se revele por completo. Esto hace que se llene de ralladuras o que no ayudes a que el proceso se complete. Conforme pasan los minutos los colores y la imagen mejoran. Procura conseguir un álbum Instax para cuidar tus fotos. (https://www.instax.com.mx/collections/album)
  6. Acercarse demasiado a nuestros sujetos. Solemos pensar que, si nos acercamos más a nuestro objeto o sujeto a fotografiar, saldrá mejor, pero solo obtenemos imágenes borrosas. Toma tus fotografías a una distancia mínima de 50 cm de la persona a fotografiar, incluso cuando desees hacer primeros planos.
  7. No acercarse demasiado a nuestros sujetos. Las cámaras Instax no tienen zoom así que, si nuestro objeto o sujeto está muy lejos o es muy pequeño, debemos acercarnos más. La idea es que toda la fotografía se llene con nuestros objetos de interés.
  8. No tomarse la fotografía instantánea en serio. Hay personas que piensan que las cámaras Instax son de juguete y que sólo son curiosidades que no permiten creatividad o fotografías asombrosas. No necesitas ser profesional para tener amor por las fotos instantáneas.
  9. Pensar que la fotografía instantánea es como la digital. Creer que las instantáneas son como las fotos de nuestro celular o cámara digital es un gran error. Debemos tener en cuenta las limitantes de la fotografía instantánea y estar conscientes de que no se pueden guardar en una memoria, no se pueden retocar y no se pueden repetir. Por ello, tomar una foto instantánea es una experiencia mágica, divertida y sólo tenemos un tiro. No desesperes y toma un respiro para disfrutar esta experiencia.
  10. No compartir tus fotos. Tomar fotos es una experiencia, pero otra experiencia distinta e igual de gratificante es compartir las fotos con nuestros seres queridos o conocidos. Toma fotos a tus amigos o familia y compártelas con ellos, verás lo asombroso que se siente la conexión con los otros. Porque al compartir es instante, no sólo estás compartiendo una imagen, estás compartiendo amor. Intenta fotografiar a algún extraño en la calle, róbale una sonrisa y regálale su foto, después compártenos el sentimiento.