August 09, 2018
Cómo evitar los clichés en tus fotos de viaje

No eres el primero ni el único en tomar fotos en el lugar al que vayas, eso te lo podemos asegurar. Prácticamente no hay lugar en el mundo que no haya sido documentado de alguna manera u otra, pero eso no debe desalentarte a dejar de fotografiar. Al final, lo importante es el ojo tras la cámara y no lo que hay delante; siempre podemos darle la vuelta a la situación y desviarnos de la norma, para crear algo completamente nuevo, nuestra propia manera de ver el mundo.

Lo primero que hay que tomar en cuenta es que debemos alejarnos lo más posible de los sitios más turísticos, de los lugares con más gente. Estos sitios, aunque bellos por definición, son caldo de cultivo para fotografías trillas. Instagram no necesita más fotos junto a la Torre de Pisa o frente a la Torre Eiffel. Ahora que, si definitivamente necesitas una foto en esos lugares, porque sabemos que no se pueden dejar ir, entonces intenta un ángulo que componga el significado del escenario. No es lo mismo estar frente a un monumento que mostrar sus lados más conocidos, como una foto desde adentro hacia afuera, en un punto alto hacia abajo o, incluso, centrarse en los detalles más pequeños haciendo uso de la fotografía macro. Hablando de macro, también es muy recomendable que explores lo que este tipo de imágenes nos pueden ayudar a descubrir; a veces, cosas muy bellas pasan desapercibidas porque nuestro ojo no está entrenado para buscar en las texturas. Experimenta la fotografía macro en lugares como parques o hasta museos.

Por último, siempre ten en consideración qué tipo de contenidos están haciendo otros aficionados a la fotografía y empieza a pensar cómo lo habrías hecho tú en su lugar. Si puedes tomar notas, mejor; recuerda que la diferencia entre hacer algo nada más porque sí y hacerlo en serio es hacer anotaciones. Tienes todo el verano para perfeccionar tu técnica y lograr ir más allá.

Accesos LDM