September 13, 2018
Efectos vintage increíbles con tu SQ6 (II)

La técnica de exposiciones múltiples es un recurso creativo muy utilizado por usuarios de cámaras instantáneas. La ventaja de este modelo es que cuenta con una función nativa para ponerlo en práctica directamente, seleccionando el modo de Doble Exposición y sin necesidad de manipular la película.

Este modo es uno de los que más nos ha gustado, por las múltiples posibilidades que ofrece sobre todo al combinarlo con los filtros de colores, que podemos intercambiar en cada exposición. Esta función nos permite unir instantes diferentes, yuxtaponiendo dos imágenes a la vez y experimentando con luz, color y texturas. La utilización del flash, los filtros e incluso el orden en que realizamos las tomas también resulta determinante en el resultado final.

De noche los neones de las ciudades, las luces escasas y las penumbras nos llevan a nuevos entornos, en los cuales se recomienda el uso del modo Automático. Dependiendo de lo que busquemos podemos utilizarlo con el flash para ayudarnos a iluminar y resaltar partes de la imagen. En caso de elegir desactivarlo, contamos con la ventaja de la rosca para trípode que incluye este modelo, permitiéndonos así que la imagen salga con nitidez correcta y evitando la trepidación, a no ser que nuestra intención sea la de utilizarla como recurso narrativo.

Los noventa segundos de espera nos trasladan al cuarto oscuro, al momento en que introducimos el papel en el revelador y esperamos a que poco a poco vaya emergiendo la imagen. Presenciar el revelado de nuestra fotografía segundos después de haberla realizado sigue manteniendo intacta la magia de ese instante, a pesar de los múltiples avances en el campo de la fotografía digital desde la aparición de la primera cámara Polaroid. La fotografía instantánea es mucho más que un formato de película. Tiene unas características y texturas propias que siguen permaneciendo intactas y a las cuales siempre podemos volver.